Las Islas Malvinas son Argentinas

Irán es un país que jamás nadie podrá aislar

In Sin categoría on agosto 4, 2010 at 2:31 pm
ENTREVISTA A SEYYED MOHAMMAD HOSSEINI

EMBAJADOR DE LA REPUBLICA ISLAMICA DE IRAN ANTE EL ESTADO ITALIANO

Viernes 25 de junio, Matteo Pistilli y el director Tiberio Graziani han encontrado para la revista de estudios geopolíticos Eurasia (www.eurasia-rivista.orgdirezione@eurasia-rivista.org) , Su Excelencia el Embajador de la República Islámica de Irán ante el Estado italiano, Seyyed Mohammad Alí Hosseini.

Durante el encuentro, el Embajador ha expresado las razones de Teherán por lo que respecta las recientes sanciones de parte de la ONU y ha expuesto el papel de la República Islámica en el ámbito regional y mundial, haciendo particular referencia a las relaciones que mantiene con Turquía, China, Rusia y Brasil.


Con una propuesta de los EE.UU, la República islámica de Irán recientemente ha sido sometida a nuevas sanciones de parte de la ONU. A esta decisión han adherido también China y Rusia, dos países que por lo general no son hostiles con Irán. ¿Cómo evalúa Teherán la nueva posición internacional de Moscú y de Pequín? ¿Cuáles son los efectos a medio y a largo plazo acerca de las relaciones entre estos dos países y la República de Irán?

En el nombre de Dios Clemente y Misericordioso.

Antes que nada quisiera hacer algunas aclaraciones por lo que concierne la última resolución 1929 del Consejo de Seguridad. La interferencia del Consejo de Seguridad sobre la cuestión nuclear iraní ha sido desde su primer momento una acción ilegítima y en contraste con el estatuto de las Naciones Unidas. La tarea principal del Consejo de Seguridad es la de ocuparse de la paz y de la seguridad en el caso de que sufrieran alguna amenaza. Sin embargo, el programa nuclear iraní es un programa pacífico, civil, bajo constante monitoreo de parte de la Agencia Internacional para la Energía Atómica o mediante las inspecciones realizadas por sus inspectores, o bien y contemporáneamente, mediante la instalación de telecámaras con circuito cerrado en todos los lugares donde se hallan ubicadas las estructuras iraníes. A su vez la Agencia y sus inspectores desde el inicio y en más de 20 ocasiones han publicado informes en los que se aclara que el programa nuclear iraní no sufre ningún cambio de trayectoria que lo pueda llevar hacia un empleo de tipo militar. Esto significa que el programa nuclear iraní – destaco pacífico, bajo control de la Agencia, con certificación de la mismaia de que no existen violaciones de las reglas y de los reglamentos internacionales – no puede ser considerado una amenaza para la paz y la seguridad internacional. Por lo tanto, cualquier interferencia de parte del Consejo de Seguridad por lo que respecta nuestro programa nuclear civil y pacífico se debe considerar ilegal, facciosa, sin ningún valor. Por consiguiente, las resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad para imponer sanciones a la República Islámica de Irán hay que considerarlas contrapuestas con el mismo estatuto de las Naciones Unidas, porque estas resoluciones tienen como objetivo el de despojar a los iraníes de sus derechos naturales. Todos sabemos que el estatuto de la ONU no permite al Consejo de actuar en modo tal de denegar a las naciones y a los pueblos sus derechos naturales. En cambio, el mismo Consejo de Seguridad no actúa donde efectivamente existen amenazas reales y concretas, sea a nivel regional, sea a nivel internacional, con respecto a la paz y la seguridad. El último ejemplo fue el de la falta de una adecuada reacción respecto a la bárbara masacre cometida por el régimen sionista en aguas internacionales, en perjuicio de los pacifistas de la Flotilla pacifista que llevaba ayuda humanitaria hacia la Franja de Gaza. O bien, la falta de una seria y adecuada reacción de parte del Consejo de Seguridad para levantar el cerco en la Franja de Gaza que desde hace más de tres años está despojando a la población de la misma de los más elementales derechos naturales, es decir, alimentos, agua, asistencia sanitaria entre otras cosas. Lamentablebente el silencio, la indiferencia y la fragilidad del Consejo de Seguridad frente a estos crímenes permiten la perpetuación de la situación actualmente existente. Acerca de esto, tomamos nota de la que se puede considerar una acción apresurada y desconsiderada de parte de los EE.UU para imponer tales sanciones. Ya que los americanos han obrado en esta dirección justamente en relación con el acuerdo de Teherán, es decir, el acuerdo trilateral entre Irán, Brasil y Turquía sobre la cuestión nuclear. La declaración del acuerdo de Teherán se hizo pública el 17 de mayo de 2010, después de siete meses de negociaciones; hemos visto Brasil y Turquía consagrarse auténticamente con mucha sinceridad y, por consiguiente, también Irán ha demostrado la necesaria flexibilidad. Este ha sido un paso de parte iraní para dar confianza, también para dar muestras de la posibilidad de una interacción constructiva entre las partes. La cosa ineresante es que también el mismo presidente norteamericano había pedido a los presidentes de Brasil y Turquía que alcanzasen un resultado provechoso. Pero, inmediatamente después que el acuerdo se hiciera público hemos observado a los americanos en querer acelerar la aprobación de la resolución 1929 que no hace otra cosa que la de reforzar las sanciones en contra del pueblo iraní. Aquí nos hallamos ante una política hipócrita con relación a la cuestión nuclear iraní. Por lo que concierne China y Rusia, tengo que manifestar que la República Islámica de Irán posee amplias relaciones con ambos países, conforme a los recíprocos intereses; naturalmente, la amplitud de estas relaciones entre Irán y China y entre Irán y Rusia conlleva también espectativas de parte iraní; la mayor parte de aquellas que conciernen el programa nuclear iraní han permanecido desatendidas. Un ejemplo es que los dos países, China y Rusia, han aprobado la última resolución con respecto a Irán. Esta decisión ha sacudido de alguna forma la opinión pública iraní y ha puesto bajo presión a algunas autoridades de nuestro país. A pesar de ello nosotros pensamos que para estos dos países existe aún una posibilidad; es obvio que el auspicio que nosotros manifestamos es que trabajen para corregir el error apenas cometido.

Entonces, Teherán deja abierto un resquicio para Moscú y Pequín. Hace algunos días (21 de junio), la página del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha concedido una declaración oficial para criticar la decisión de los EE.UU y de algunos países europeos por haber agudizado unilateralmente las sanciones contra Irán. Estas sanciones están focalizadas en los así llamados “bienes de doble uso”; Moscú ha manifestado su desilusión por las sucesivas sanciones contra Irán y aprobadas por Washington, que van más allá del ya existente régimen de sanciones ONU contra Teherán. Esta declaración oficial de parte del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso en mi opinión se introduce justamente en el marco de aquella estrategia de rectificación y de corrección de la que ud. hablaba con anterioridad ¿o me equivoco?

Lo que he entendido escuchando sus palabras es que los rusos están de acuerdo con las sanciones aprobadas en el ámbito del Consejo de Seguridad, pero están en contra de una ampliación de las mismas por parte de los EE.UU y de los países europeos. Pero nosotros consideramos que la resolución del Consejo con respecto al programa nuclear pacífico iraní sea una decisión injustificada. Sin embargo, al mismo tiempo, por lo que ud. me leía, se demuestra la adversidad de Moscú a una agravación unilateral de las decisiones del Consejo propuestas sea por los EE.UU, sea por algunos países europeos. Por consiguiente, desde este punto de vista, puedo responder afirmativamente,  que se trata de una toma de partido positiva.

Las realciones económicas entre Irán e Italia han sido siempre muy buenas. La Farnesina, sin embargo, en estos últimos tiempos, alineándose a las directivas de Washington que tienen como fin aislar Teherán, ha expresado con regularidad posiciones anti iranianas: ¿Cómo evalúa el gobierno iraniano el comportamiento de Roma?

Ciertas posiciones expresadas por algunas autoridades italianas son actitudes poco amigables y que no corresponden a la realidad y al espíritu de amistad que desde siempre ha caracterizado las relaciones entre Irán e Italia. Soy del parecer que un mayor conocimeiento de la realidad iraní, es decir, un mayor realismo, ayudarían a corregir incomprensiones de este tipo. Las relaciones económicas entre Irán e Italia han sido siempre buenas y están infundidas por algunos factores, por ejemplo, los intereses recíprocos, las colaboraciones que existen en muchos sectores, la complementariedad de las dos economías. También se fundan bajo el aspecto de que Irán representa un Mercado de 70 millones de consumidores y junto con sus países lindantes alcanza la cota de 300 millones: es interés de los empresarios italianos encontrar siempre nuevos mercados y es un interés de Irán acoger la tecnología italiana. Estos y otros factores, desde siempre constituyen el marco y el sostén sobre el que se fundan nuestras relaciones comerciales. De todas maneras, quisiera remarcar que Irán, debido a su ubicación exclusiva y dimensiones, es un país que jamás nadie podrá aislar. Hablamos de un país y de una nación con siete mil años de historia; un país que además de tener la fortuna de poseer un rico y enorme acervo cultural y de civilización, tiene también la suerte de poseer un futuro formado por jóvenes; igualmente un país afortunado porque rico de muchas riquezas naturales; un país con salida hacia el mar abierto que a esta altura ha alcanzado y superado la autosuficiencia en muchos sectores industriales; un país que puede ser considerado líder en la propia región. Así que pueden observar que los esfuerzos tricenales de Washington para aislar Irán y para imponerle sanciones hasta ahora han producido efectos absolutamente opuestos. Es suficiente leer de forma más profundizada los sondeos de opinión (no me refiero mucho a aquellos de carácter internacional, sino que a aquellos que tienen que ver con las poblaciones mediorientales) para entender cuáles son los países más amados y cuáles son los más odiados de parte de la opinión pública de nuestra región; tal vez, finalmente se entenderá cuáles son los Estados que realmente están aislados en este momento.

Recientemente algunos diarios muy cercanos al gobierno italiano han explícitamente evidenciado la implicación de Israel, en particular a través del Mossad, en la instrucción y financiación de la guerrilla curda en el norte de Iraq con el fin de desestabilizar las regiones curdas lindantes que se hallan en Turquía e Irán. El ataque curdo a la base de Iskenderun, acontecido contemporaneamente con el asalto de los barcos de la Flotilla que se dirigía hacia Gaza, parece ser una advertencia y una acción de despistaje para impedir la reacción turca a a la acción de guerra llevada a cabo por Israel en perjuicio de los ciudadanos y de los barcos turcos. La voluntad de querer combatir el terrorismo turco y los independentismos de la región, ¿pueden representar un punto de encuentro entre Turquía e Irán?

La República Islámica de Irán y Turquía tienen preocupaciones e intereses comunes en la región. Esto ha llevado a una colaboración muy eficaz entre ambos países para contrarrestar el terrorismo. Algunos grupos terroristas están constituídos y respaldados por algunas potencias que se encuentran fuera de nuestra región. Estos mismos grupos están activos en las zonas fronterizas que se encuentran entre Irán, Turquía e Iraq y están intentando llevar a cabo actividades de espionaje y desestabilizadoras. El régimen sionista ha siempre desempeñado una parte activa en la promoción de grupos terroristas para producir inestabilidad en la región. Pero, al mismo tiempo, como decía con anterioridad, las buenas colaboraciones entre los países de la región hasta ahora han impedido a estos grupos terroristas y a sus partidarios de alcanzar algún suceso.

Las nuevas relaciones entre Irán y Turquía parecen prefigurar una nueva orientación geopolítica del cuadrante cercano y medioriental. Considerando que Turquía es un país miembro de la OTAN, ¿juzga ud. que la “ruptura” de Ankara tendrá repercusiones en el marco de la alianza atlántica y, si es así, cuáles?

Por lo que concierne la segunda parte de su pregunta, deberían ser los amigos turcos los que den una respuesta, porque son ellos los que conocen las lógicas internas de la alianza atlántica. Sin embargo, tengo que decir que los últimos acotecimientos a nivel regional e internacional hacen pensar que tal vez este siglo verá el nacimiento de nuevas potencias. Se verificarán grandes cambios a nivel internacional y, finalmente, el mundo saldrá del unipolarismo. Entre las potencias emergentes podemos nombrar precisamente Irán, Turquía, Brasil, India; esto significa que habrá un nuevo Medio Oriente en donde el papel y la influencia de las potencias hegemónicas externas se reducirá al mínimo y el papel de los países islámicos de la región se reforzará aún más.

Una de las cuestiones más controvertidas al orden del día es aquella de la entrega a Irán de parte de Rusia de los sistemas de defensa aérea S-300. En los últimos meses se han sucedido una serie de voces que alternativamente confirman o desmienten la paralización del acuerdo, si bien después de la última vuelta de sanciones, parece que Rusia se incline hacia la decisión de no entregar a Irán esta importante tecnología militar que puede conjurar el ataque de parte de Israel. ¿Cómo puede considerar esta marcha atrás de parte de Rusia conjugada con el voto favorable a las nuevas sanciones contra Irán? ¿Habrán repercusiones en las futuras relaciones entre Irán y Rusia?

Efectivamente, han habido declaraciones contrastantes de parte de las autoridades rusas: las demoras apuntadas han tenido cada vez motivaciones políticas o técnicas. A pesar de ello, por lo general la colaboración entre los dos países se realiza en el marco de normales relaciones. Si fuese cierto que los rusos hubiesen decidido no entregar a Irán este sistema S-300, tal decisión se interpretaría como una violación con relación a los acuerdos tomados con anterioridad entre los dos países. Recordemos que el prestigio, el crédito entre los Estados es el resultado de su fidelidad a los compromisos contraídos con los demás. Por ello, seguramente un eventual incumplimiento de parte rusa con respecto a un acuerdo tan viejo suscitaría una gran desconfianza con respecto a Moscú, y nosostros no lo deseamos. Sin embargo, qusiera remarcar que si Irán non obtendrá este sistema de defensa no sufrirá, pueden estar seguros, grandes daños, porque poseemos una industria de defensa muy desarrollada y técnicos jóvenes y expertos; estamos en condiciones de producir lo que necesistamos para asegurar nuestra defensa. A pesar de las sanciones injustas impuestas a nuestro país en estos años, Irán no na cesado nunca de seguir adelante, también por medio de la senda del desarrollo científico y tecnológico. Y como afirmaba anteriormente, con certeza somos autosuficientes, podemos pensar a nuestras diversas necesidades en los diversos sectores sin tener que depender de nadie. De una manera o de otra, esperamos que los rusos sean cumplidores con relación al acuerdo ya firmado y no permitan que las relaciones entre los dos países se perjudiquen por episodios como éste.

Irán es un país observador de la Organización para la Cooperación de Shangai (OCS). En el reciente vértice de la Organización que se ha tenido en Tashkent el 10 y el 11 de junio, Teherán ha enviado una delegación suya. ¿Cuál es el actual papel de Irán en la Organización eurasiática?

En todas las consultas puestas en marcha hasta ahora, los miembros de la conferencia de Shanghai están de acuerdo sobre la importancia que representa el papel de la presencia iraní. Uds. saben que la conferencia de Shanghai tiene como prioridades la de la lucha al narcotráfico, al crimen organizado, además del desarrollo económico. Y es justamente aquí que observamos como es que existen múltiples intereses y preocupaciones comunes entre los países de la región. Con seguridad estos intereses y estas preocupaciones llevarán a una siempre mayor convergencia entre los miembros de la Organización para la Cooperación de Shanghai. De cualquier modo, Irán es un país en primera línea por lo que respecta aquellos objetivos primarios de la Organización, por consiguiente la presencia iraní en la conferencia ayudará seguramente a los otros miembros y a una más acelerada consecución de los objetivos previstos.

Mohammad Alí Hosseini es embajador de la República islámica de Irán en Italia.

La entrevista – al cuidado de Tiberio Graziani, Antonio Grego y Matteo Pistilli – ha sido concedida el día viernes 25 de junio de 2010, en la Embajada de la República Islámica de Irán en Italia.

(trad. de V. Paglione)

www.eurasia-rivista.orgdirezione@eurasia-rivista.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: