Las Islas Malvinas son Argentinas

AL SUR DEL SUR – ¿Es posible un ferrocarril a Tierra del Fuego?

In Sin categoría on mayo 31, 2010 at 11:42 pm

La República Argentina acaba de presentar el documento referido a los límites soberanos nacionales en el Océano Atlántico Sur ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas. Este ha sido el producto de un gran trabajo realizado “en silencio” durante años, en una Política de Estado que superó cambios de gobiernos, de identidades políticas y hasta algunos colapsos político-económicos. Es una demostración de lo que se puede hacer cuando se quiere (no es lo único, por supuesto, hay más ejemplos). Hasta el año pasado circulaba por internet (y hasta se publicó en algunos diarios) un suelto de autor anónimo que alarmaba a la gente diciendo que la Argentina perdería sus derechos soberanos sobre el mar porque no estaba haciendo nada para cumplir con el compromiso asumido con el organismo internacional. No era cierto. Ya en 1984 la Academia Nacional de Geografía presentó un gran trabajo de un equipo de geógrafos, encabezado por el Profesor Alfredo Siragusa[1], que demostraba cuál era el verdadero mapa de la Argentina, que por cierto resultó ser bastante diferente al que habitualmente vemos. En efecto esa Argentina “completa” se compone de tres grandes sectores, el continental americano (que es el mapa que aprendimos en la escuela), el continental antártico y el marítimo. Este último sector es el de mayor extensión y ya en aquel año la investigación llegó a conclusiones muy similares a las de la actual presentación ante la mencionada comisión de la ONU.

De tal modo que ya no podemos hablar del “territorio argentino” porque la mayor parte es agua, sino del Espacio Nacional Argentino, formado por esos tres grandes sectores. Con respecto a la Antártida, si bien es cierta la restricción a las soberanías nacionales que establece el Tratado Antártico, no es menos cierto que la República Argentina es la única nación que incluyó ese territorio continental en su Constitución Nacional, sujeto al citado tratado, formando parte concretamente de un estado provincial, como es el caso de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (que no solo es la más joven provincia sino la más grande y potencialmente la más rica).

No menos importante es, en consecuencia, el cambio de visión estratégica, de aquella Argentina de la Pampa Húmeda por esta Argentina bicontinental y oceánica, con su nuevo baricentro frente a las costas de Puerto Deseado y no en el Lago San Roque (aunque a los cordobeses no les guste). Este cambio de paradigma nacional es fundamental ya que requiere de una fuerte vocación ciudadana por su soberanía, responsabilidad por la custodia y sapiencia en la explotación de tamaños espacios superficiales, submarinos y subterráneos, p.ej. que colocan a la Argentina en el segundo lugar entre los países más extensos de la Tierra. Ha sido este un paso tremendamente importante y ahora se requiere la capacidad para sostener lo reclamado.

Es así como la Patagonia podrá pasar a ser el corazón territorial de la Argentina y la necesidad de la integración Norte-Sur debe ser una pieza fundamental en la nueva estrategia. Las debilidades de la estructuración de este enorme espacio nacional no deben servir para menoscabar las posibilidades de su efectiva integración, sino por el contrario son las argumentaciones que precisamente se necesitan para obrar con inteligencia y decisión.

Las vías de comunicación, circulación y transporte son parte fundamental de esa estrategia junto a una clara política demográfica y económica, como así también con una lógica necesidad de previsiones de defensa soberana.

El desarrollo de ferrocarriles en la Patagonia, en un proceso de planificación racional que cumple con los parámetros señalados, será clave para canalizar económicamente las corrientes circulatorias que ya hoy son crecientes y lo serán en el futuro cercano.

CRUZAR EL ESTRECHO

Actualmente la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, en su porción de la Isla Grande de Tierra del Fuego, carece de una comunicación directa con el continente, si no es por la carretera que cruza por territorio de la República de Chile y empleando el Transbordador del vecino país para cruzar el Estrecho de Magallanes.

Se trata de una solución con un fuerte compromiso internacional que no resuelve el problema de fondo, respecto del aislamiento de nuestra más austral provincia.

Es en el contexto expuesto, en el cambio de la centralidad de las estrategias nacionales, que es de vital importancia fortalecer el desarrollo de Tierra del Fuego, para lo cual contar con una comunicación directa por espacios nacionales propios es consolidar la soberanía y la libertad de tránsito para los argentinos.

Entre las soluciones propuestas se ha planteado desde hace muchos años establecer un servicio de Transbordador “Roll On/Roll Off” que partiendo de Punta Dungeness, en el extremo austral de la Provincia de Santa Cruz, precisamente en el límite del Estrecho de Magallanes y el Mar Argentino, arribe a un punto a determinar en el Norte de Tierra del Fuego.

La navegación se haría obviamente al Este del límite internacional del mencionado estrecho.

Este emprendimiento se consideró en el marco del Proyecto del Ferrocarril Transpatagónico, como producto de la denominada Ley Pepe (en alusión al diputado Lorenzo Pepe), cuya Comisión Nacional convocada en el año 1996 el autor de esta nota tuvo el honor de integrar.

En este marco, el gobierno fueguino fue uno de los más interesados en el proyecto, habiendo enviado representantes a la citada comisión, lo que reveló la importancia estratégica del “Roll On/Roll Off”, planteado como parte de un proyecto ferroviario para la Patagonia.

¿RO-RO?

Roll On/Roll Off (RO-RO) identifica genéricamente a la operatoria de carga y descarga rápida de vehículos rodando. Surge esta definición de los barcos de transbordo rápido que transportan vehículos, como por ejemplo automóviles, camiones y trenes, los que a su vez llevan pasajeros o cargas, o no. Los barcos RO-RO generalmente tienen rampas rebatibles que permiten cargar (roll on) el barco desde el muelle y descargarlo (roll off) con los vehículos rodando por sus propios medios, de modo muy rápido y práctico. Con estas operatorias los barcos transbordadores se constituyen en lanzaderas entre dos puntos determinados.

Un sistema RO-RO cruzando la boca del Estrecho de Magallanes entre Santa Cruz y Tierra del Fuego podrá atender eficazmente las necesidades del tráfico actual y de su crecimiento previsto, más allá de los modos de transporte naval y aéreo imprescindibles para completar la efectiva integración territorial autónoma. Los embarcaderos de ambas orillas estarán protegidos del oleaje para generar aguas tranquilas que faciliten las maniobras de atraque.

El proyecto debe ser planteado razonablemente por etapas, empezando en lo inmediato para favorecer el transporte automotor de cargas y pasajeros, dejando previstas las necesidades para el futuro cruce ferroviario.

Un ferrocarril a Tierra del Fuego es posible en una primera etapa entre Río Gallegos y Punta Dungeness, donde se construirá el embarcadero del RO-RO, para cruzar los trenes directamente a la isla y llegar a Río Grande en una primera etapa, lo que no es contradictorio con la viabilidad de reimplantar líneas de navegación regulares. Los trenes accederán rodando a los buques RO-RO sin necesidad de ser descargados y vueltos a cargar.

Ese futuro ferrocarril, sin quitarle el cliente al camión ni al ómnibus, será ambientalmente amigable, transportará personas, contenedores, automóviles, camiones y sus cargas, de modo práctico, seguro y eficiente, con bajo consumo energético, con tráfico controlado desde origen hasta destino, enorme capacidad de carga y bajos costos operativos.

Pablo Martorelli

Presidente del INSTITUTO ARGENTINO DE FERROCARRILES

pmartorelli@iaf.org.ar

Mayo 2009


[1] En 1984 este tema fue expuesto en el inolvidable programa televisivo HISTORIAS DE LA ARGENTINA SECRETA de los periodistas Roberto Vacca y Otelo Borroni, con la presentación y descripción del trabajo elaborado por el equipo del profesor Siragusa. Por qué no dedicar este esfuerzo nacional a la memoria de tan insigne geógrafo argentino.

Reproducción autorizada por el autor del trabajo.

Anuncios
  1. Me alegra que a pesar de los años transcurridos los aportes realizados por mi padre, el Dr. Siragusa sigan teniendo vigencia.
    Saludos atte.
    LIc. María Siragusa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: