Las Islas Malvinas son Argentinas

Protocolo de Protección Personal

In Sin categoría on julio 16, 2012 at 2:30 am

La Comisaría 7ma de Pilar – Córdoba – Argentina ha puesto a disposición sus recomendaciones para la prevención de delitos.

Comisaria..  (PPT)

Desde Geopolítica Argentina nos es grato compartir estas sugerencias con nuestros lectores.

 

 

¿Quién está detrás del proyecto de la Tercera Guerra Mundial?

In Sin categoría on julio 16, 2012 at 2:20 am

19 de mayo de 2012,  www.odnako.org

Uno de los temas más interesantes que preocupa por igual a los analistas “políticamente correctos” oficiales, como a los “conspirólogos” marginales es el de quién sale beneficiado del proceso político mundial. En otras palabras ¿quién gana en última instancia con la intriga histórica que se desarrolla ante nuestros propios ojos? O, formulándolo con más precisión ¿quién tiene la “responsabilidad penal” por empujar la civilización contemporánea hacia el desastre, y que, por lo tanto, está interesado en este desastre?

A este respecto existen multitud de mitos muy extendidos; en particular la familia Bush y la banda de los “neocones”  se han convertido en el arquetipo de los criminales del siglo XXI. Ellos idearon y llevaron a cabo los más impresionantes crímenes políticos de nuestro tiempo. Ciertamente hay que hablar del 11 de septiembre, sobre cuya autoría ya solo los observadores más comprometidos siguen defendiendo la versión oficial; el ataque contra Afganistán, que como se ha sabido, fue planeado antes del 11 de septiembre debido a la negativa de los talibanes de permitir la construcción de un gasoducto a través de su territorio desde la región del Mar Caspio; la invasión de Iraq, acompañada del descarado engaño de la “comunidad internacional” muy pronto desmentido por los hechos; interminables delitos contra la persona, con los secuestros y encarcelamientos en las prisiones secretas de miles de personas en todo el mundo, así como la supresión de las últimas garantías de inviolabilidad personal para los propios ciudadanos de los Estados Unidos… etc.

¿Pero en el nombre de qué cometían los “neocones”, encabezados por el presidente (que a ratos con razón despertaba las dudas acerca de su estado mental), todas estas acciones sin duda delictivas? Su objetivo consistía en mantener y desarrollar un mundo unipolar a imitación del Imperio Romano del período de su máximo esplendor militar-administrativo. Para los “neocones” el ideal consistía en el ultrapoderoso imperio nacional-patriótico, que elimina a todos los competidores potenciales., suprime cualquier oposición a su voluntad en todas las regiones del mundo, se impone como árbitro, la última instancia que toma las decisiones finales.

Semejante objetivo exige mantener muchas “guerras pequeñas”, que habían sido planeadas por la administración de Bush, lo que está atestiguado por las múltiples filtraciones de los documentos secretos, y de las elaboraciones analíticas reveladas. La casa Blanca republicana planeaba realizar ataques, como mínimo, contra siete países, entre los que, además de Iraq y Afganistán, figuraban Venezuela, Corea del Norte, Somalia, Sudán y Siria. El imperio no tuvo suficientes recursos, tiempo, ni apoyo de sus aliados. Sin embargo, hay que reconocer que todo este bandidaje internacional no lleva a la Tercera Guerra Mundial; aunque parezca paradójico, representa más bien un intento de evitar esta guerra mundial mediante los métodos criminales, es decir a través de una serie de conflictos regionales.

Guerra mundial significa el cambio del orden mundial, sustitución del modelo tecnológico actual por otro, transformación radical de la fachada política de la dirección de los asuntos mundiales. Es lo que sucedió después de la Primera Guerra mundial, y todavía más después de la Segunda… Pero si los “neocones”  hubieran conseguido su objetivo de crear el Gran Oriente Próximo, liquidar los focos de resistencia a su voluntad en el sureste de Asia y América del Sur, neutralizar de raíz el antiamericanismo en Europa – según pensaban los estrategas de Bush esto hubiera evitado la guerra total, hubiera eliminado los antecedentes para ella.

El superobjetivo del imperio americano es la eliminación de los centros de fuerza potenciales, capaces de desafiar la hegemonía de Wáshington.

Por otro lado, la comunidad internacional constata que los enemigos de Bush – los demócratas – en esencia no se oponen al cuadro multipolar de la organización mundial. Aunque fue confiado a otras partes darle voz a este cuadro multipolar, en primer lugar, a Rusia, China, Irán, países de menor calibre como Venezuela y Cuba, con el silencioso asentimiento de los europeos que piensan en clave nacional. Incluso aquellos europeos que optaron por Bruselas y la unidad europea, incluso ellos ven en la Unión Europea no simplemente la continuación de los EE.UU., sino algo así como el segundo polo del atlantismo…

¡Pero si hasta ahora y con toda lógica precisamente la multipolaridad sirvió como base para los conflictos mundiales!

Las condiciones tradicionales para desatar grandes guerras son justamente la ausencia del árbitro mundial, precario equilibrio entre los centros de fuerza o de agrupaciones territoriales como fueron la Entente o la Alianza Tripartita. Recordemos que en los tiempos del esplendor de Roma ésta mantenía como siguiendo el ejemplo norteamericano actual múltiples “pequeñas” guerras coloniales, por ejemplo en Galia, Judea, contra los partos, etc. Mientras que la última gran guerra de Roma tuvo lugar cuando Roma y Cartago eran dos centros equivalentes de la ecúmene. Posteriormente, con el derrumbe de la antigüedad policéntrica, la historia de nuevo transcurrió determinada por las guerras entre el Bizancio e Irán – un sistema bipolar, que recuerda la lucha entre el campo capitalista y soviético en el siglo XX.

¿Entonces el Parido Demócrata de los EE.UU. es el “manager” conspirológico que prepara la guerra mundial? En cierto sentido, con toda la agudeza del problema así formulado, habría que contestar: ¡”sí”! Pero únicamente debido a que el Partido Demócrata es tan solo un instrumento externo de otra fuerza totalmente responsable de la futura guerra.

El orden mundial de hoy se caracteriza por una aguda lucha entre dos tipos de burocracia. Por un lado están las burocracias nacionales, que intentan defender el viejo principio clásico del estado nacional, el principio de la soberanía nacional, el derecho internacional tradicional, cuyo principal sujeto es el gobierno nacional como un jugador independiente, que actúa en el escenario mundial en nombre del pueblo que “lo ha elegido”.

La posición de estos actores soberanos empeora rápidamente porque, por otro lado, existe la burocracia internacional, que en actualidad tiene mucho más éxito. No depende del electorado nacional, ella misma inventa las reglas de juego internacionales, no debe romper la cabeza con el presupuesto nacional , no rinde cuentas de sus gastos, no tiene delante al desagradable oponente en forma de partidos políticos y políticos públicos, que continuamente cogen a los burócratas nacionales in fraganti en los casos de corrupción (esos mismos partidos políticos nacionales no se atreven a levantar la voz contra la burocracia internacional). Se trata de las estructuras como el funcionariado corporativo de la Unión Europea (famoso Bruselas), la ONU con todas sus ramificaciones, incluida UNESCO y a continuación todas las filiales de las estructuras controladas de formato regional tipo Liga de los Estados Árabes…

La particularidad de los EE.UU. consiste que en el momento actual su burocracia nacional está representada por el Partido republicano y los intereses de la burocracia internacional por el Partido Demócrata.

La burocracia está estructurada de tal manera que como corporación necesariamente debe tener un dueño. No puede actuar como una fuerza independiente autónoma. La burocracia internacional no es una excepción. Por supuesto, está relacionada con las corporaciones multinacionales, así como con la delincuencia internacional y las estructuras mafiosas globales, formando de esta manera una especie de tríada: burocracia “legal” – estructuras financiero-industriales que están por encima de la ley – organizaciones internacionales ilegales estructuradas como redes. A ello habría que añadir el cuarto elemento de apoyo: las organizaciones no gubernamentales – fondos internacionales de todo tipo, donde se acumulan y “se lavan” los ingresos negros de las mafias y corporaciones.

Todos estos componentes tienen un solo dueño – la simbiosis de los clericales y la vieja nobleza tradicional (o, como solían decir antaño, “aristocracia e iglesia”). En su día la alianza mundial monárquico-clerical desató la Primera Guerra Mundial, aprovechando para ello las estructuras liberal-mercantiles y la democracia electoral como fachada con sus partidos políticos y demás elementos de la naciente “sociedad civil”. El objetivo secreto de aquella guerra consistía en la colosal movilización de los recursos humanos de los imperios de entonces, la creación del nuevo modelo tecnológico y el paso al gobierno mundial de los monarcas-parientes con la eliminación de las democracias parlamentarias, partidos, y también las ambiciones políticas del gran business como responsables de la matanza fratricida. En aquella ocasión la situación se escapó del control y en lugar de la eliminación de la fachada liberal de Occidente, la empresa terminó con la desaparición de varios grandes imperios. Pero, independientemente de lo que piensa el hombre corriente idiotizado por los medios de comunicación liberales, la clase que mantenía el mundo bajo su control durante varios siglos, no se ha disuelto y no se ha convertido en los divertidos payasos que viven en la crónica de la alta sociedad. Precisamente este superclub, apoyándose en el sistema financiero-especulativo de la economía actual, que a su vez cuenta con la protección de la burocracia internacional, arruina y chantajea hoy un país tras otro, incluidos algunos países europeos y no de los últimos.

Para completar el cuadro cabe añadir que el dueño de la burocracia nacional a lo largo de la vida de las últimas generaciones fueron los liberales clásicos que, parecía, habían triunfado completamente después de 1945 con la llegada de los ocupantes norteamericanos al suelo europeo. No menos de 20 años tardaron las viejas élites tradicionales para recuperarse del golpe, asestado conjuntamente por los EE.UU. y la URSS. Y hacia 1970 el Club Tradicionalista pasó a la contraofensiva. Peldaños que marcaron la restauración del poder del “antiguo régimen” (como se referían a la monarquía en tiempos de los jacobinos) fueron la llegada a la política de los neoliberales-usureros, el movimiento masivo antiamericano en Europa, la derrota de los EE.UU. en Vietnam, la debacle de Nixon y el comienzo del fin del proyecto republicano, el programa de la creación en el territorio europeo de múltiples diásporas poscoloniales, el triunfo del movimiento “verde” (ecologista) y muchos más. Casi todo en este conjunto es hoy un material trillado. El Club Tradicionalista necesita ahora dos cataclismos sistemáticos: guerra mundial en Asia y la explosión social, con el posterior paso a la guerra civil controlada – en Occidente.

Son las condiciones necesarias para el paso al orden mundial posconsumista, en el que la esclavitud informática y el exterminio biológico de la humanidad sobrante serán los elementos esenciales del Sistema.

Traducción directa del ruso por Arturo Marián Llanos

Discurso de la Asociación Belgrano por el Día de la Bandera en la Ciudad de Córdoba

In Sin categoría on julio 16, 2012 at 2:05 am

 

En el monumento a la Bandera en la Ciudad de Córdoba, junto al vice intentendente de la ciudad el Dr. Marcelo Cosar y junto a las autoridades de la agrupación gaucha 20 Junio, las autoridades de la Asociación Belgrano: Hugo Rodriguez, presidente; Ángeles Oliva, secretaria y Fernanda Bustos Jara, tesorera.

Tuvimos el agrado de escuchar el siguiente discurso que compartimos con ustedes pronunciado por Fernanda Bustos Jara

 

¡Buenos Días a todos los aquí presentes!

Para comenzar, me gustaría citar una frase que dijo nuestro querido General Manuel Belgrano:

 

“Sirvo a la Patria sin otro objeto que el de verla constituida, ese es el premio al que aspiro”

 

Manuel Belgrano, fue un gran abogado, uno de los más notables economistas argentinos, precursor del periodismo nacional, impulsor de la educación popular, la industria nacional  y la justicia social, además de ser el creador de nuestra Bandera.  Fue quien sin ser militar, y sin tener vocación de serlo, no titubeo y defendió nuestras tierras bajo el sueño de la Libertad y la Independencia para toda América.

 

Personajes como Belgrano son intocables, en el sentido que nos convocan, no tienen oposición, se convierten en nuestra bandera, son parte de ella. Nos representan y aunque muchas veces se trató de manchar su actuación como patriotas, jamás se pudo lograr tal fin, porque con su honestidad, su coherencia y su humildad llena de dignidad marcaron la diferencia. Diferencia que hoy luego de 192 años de su fallecimiento, sigue signando a generaciones y nos congrega a todos los argentinos a bregar por una Patria mas justa y por sobretodo, engrandecerla con orgullo y honor.

 

Ya hace más de dos siglos que ejemplos como Belgrano, proponían un Proyecto Nacional, un proyecto liberador, emancipador. Proyecto por el cual, definitivamente se lograría la independencia. No solo la independencia territorial, sino una independencia mucho mas amplia, ya sea desde lo económico, lo político, como así también desde lo IDEOLOGICO. Necesitamos como argentinos, que el Estado, es decir todos, tomemos decisiones por y para el País, y que esas decisiones sean tomadas por argentinos que creen en la Nación como tal.

 

El mundo evolucionó, nuestro país evolucionó, la sociedad que formamos parte también lo hizo, pero el afán y los valores que nacieron con nuestra querida Argentina deben mantenerse firmes y mantenernos a nosotros por ese camino. A fines del siglo 16, Belgrano, con sus ideas nacionales innovadoras para la época, dejo registro de que tenía en claro cuales eran los pilares que debían sostener a nuestra Patria, ejemplos claros son: la educación como herramienta de lucha; el fomento de la industria nacional y el comercio; la instauración de leyes y reglamentos que fomentaran un reparto más igualitario de las riquezas, defensa de la ecología, instauración de algunos derechos laborales, entre muchos otros asuntos, que luego fueron contemplados en nuestra primera Constitución Nacional de 1853 y en sus sucesivas reformas.

 

Necesitamos encontrar un proyecto nacional que proteja nuestra cultura y revalorice nuestras raíces multígenas, que desde la educación obtengamos las herramientas para estar lo suficientemente instruidos y dar respuestas a las oportunidades que nuestro país nos de, que desde la política se aspire a bregar por el bien común, que desde lo social dejemos a un lado nuestras individualidades y comencemos a preocuparnos por quienes nos rodean.

 

Necesitamos crear un proyecto en el cual seamos protagonistas de nuestra propia historia, no actores de la historia de otro, y  nunca pero nunca ser meros espectadores de la misma. Es una necesidad que seamos nosotros, como verdaderos argentinos, quienes encontremos soluciones y las pongamos en práctica.  Y que además estemos a la altura de exigir que se cumpla todo aquello que bregue por una identidad nacional, como así también debemos cumplir con nuestro rol de ciudadano, haciendo respetar nuestros derechos y ejecutando correctamente nuestras obligaciones.

 

Por lo tanto el fortalecimiento de nuestra identidad y autoestima como Nación y el crecimiento de una corriente de pensamiento que privilegie los superiores intereses nacionales es una condición necesaria para la solución de los demás problemas de nuestro país.

 

Hoy, a días de haberse cumplido 192 años del fallecimiento del General Manuel Belgrano, debemos recordar que quizá lo que más lo caracterizó fue su actitud ética y su amor a la Patria. Como así también, hoy, debemos repensar si cada uno de nosotros tenemos esa actitud ética para con nuestra Argentina, si cada accionar, cada decisión condice con un Proyecto Nacional que nos haga una Nación mucho mas libre, justa y soberana.

 

Hoy, es el día para que generemos el cambio, para que juntos bajo los colores de nuestra bandera representemos y luchemos por el bien común, que en si, es, nuestro fin último, al cual todos queremos y debemos llegar.

 

Muchas gracias…

 

Que tengan un buen día.

%d personas les gusta esto: